La clave es la disciplina


, via Wikimedia Commons”]Si alguien me diera un peso por cada vez que oigo las frases “Tiene talento pero le falta disciplina”, “Tiene condiciones que nadie más posee en la liga pero no ha desarrollado” o “Es una gran promesa pero le falta explotar” quizá para este momento yo ya no tendría que trabajar y dedicaría mi tiempo a estar contando mis millones. Casos como los de Miguel Ángel Zepeda, Alberto “El venado” Medina, el mismo Adolfo “El Bofo” Bautista o “El púas” Olivares (por contar a alguien fuera del ámbito futbolístico) se han repetido miles de veces y seguirán repitiéndose. Atletas cuyas aptitudes son superiores a las del promedio pero que por cuestiones disciplinarias o mentales jamás llegaron a desarrollar toda su capacidad.

En la última semana se ha hablado mucho sobre el futuro Giovanni Dos Santos quien debe buscar algún equipo interesado en comprar su onerosa carta valuada por el Tottenham Hospur en 10 millones de euros. Gio es un  jugador de reconocido talento, Balón de Plata en el mundial sub-17 del 2005. Bastaría decir que fue titular indiscutible en el pasado mundial. Entonces ¿Por qué no ha podido consolidarse en ningún equipo? Desde mi punto de vista le falta algo básico en cualquier persona que desee forjar una carrera sólida en cualquier ámbito profesional, llámese deportivo, empresarial, de servicios, etc. La Disciplina.

La Real Academia de la Lengua Española define la disciplina como la “Observancia de las leyes y ordenamientos de una profesión o instituto” o “Actitud de las personas que acatan estas normas”. Aplicando estas definiciones a un jugador de futbol, o atletas en general, un jugador disciplinado es aquel que asiste a las concentraciones, entrenamientos y eventos a los que sea requerido, además cuida su estado físico. ¿Es Giovanni Dos Santos un atleta disciplinado?

Todos sabemos, gracias a su entrenador Harry Redknapp, la agitada vida nocturna que Giovanni lleva en Inglaterra. Este tren de vida lleva consigo ingestión de bebidas alcohólicas, fumar (quizá en exceso) y desveladas consuetudinarias. Todos estos vicios merman el rendimiento físico de cualquier persona, en especial el de los atletas. Es sabido que una desvelada equivale a perder el trabajo físico de 2 o 3 entrenamientos arduos, añádanle a eso la ingestión de bebitas alcohólicas y el fumar media caja de cigarros y tendremos que no habrá importado que hayas entrenado toda la semana, pues todo el esfuerzo habrá sido en vano. Sabiendo esto, ¿alguien cree injustificable el hecho de que Giovanni sea separado de su equipo a pesar de su innegable talento?

Llevo aproximadamente 6 años como instructor de Taekwondo y mi padre cerca de 40. En nuestra carrera hemos visto pasar muchos peleadores, algunos de ellos con condiciones innatas para ser competidores de élite a nivel nacional. Su gran pero, muchas veces, ha sido la falta de dedicación, el descuido de sus entrenamientos, la arrogancia de saberse superiores física y técnicamente hablando y descuidar sus entrenamientos creyendo que a pesar de eso no habrá pueda derrotarlos. Sorpresa, no es así. El otro lado de la moneda es de aquellos que quizá la genética no los trató de muy buena forma, pero que a través de trabajo duro y constancia han construido una carrera sólida.

Giovanni corre el peligro de convertirse en uno más de los muchos de quienes se esperó mucho y logró muy poco. Es cierto que es muy joven, pero si no endereza el camino se habrá perdido una gran carrera por algo que al final no vale la pena.

Hablando de “partidillos”

Ayer, en la conferencia de prensa en la que participó el técnico nacional José Manuel de la Torre, el reportero y analista deportivo, Ricardo Magallán cuestionó al Chepo acerca de los “partidillos” que jugó la selección el año pasado y si iba a demostrar este año el motivo de su contratación. Tras la pregunta “El chepo” se encendió y con justa razón.

Es cierto que la relación del ahora técnico nacional con “el cuarto poder” nunca ha sido la mejor y es algo que debe trabajar, pero también lo es que De la Torre ha trabajado a cabalidad. El hecho de que alguien demerite tu trabajo con adjetivos despectivos es motivo para que cualquiera se enoje.

Ayer en la noche, en TVC Deportes Total, Rafael Ocampo cuestionó los motivos de Magallán para lanzar un comentario tan de mal gusto. A lo que él mencionado atinó a decir “El que debe mantener las formas es él y no yo. Yo no soy el técnico nacional”. Sé que los programas de crítica deportiva se alimentan de la polémica, al punto que sin ella quizá no tendrían razón de ser, pero una cosa es Juan Domínguez y otra muy diferente el lanzar preguntas en una rueda de prensa hechas para ofender directamente al entrevistado. Se puede cuestionar la forma de realizar el trabajo por parte de una persona, vamos, todos estamos sometidos todo el tiempo a ese tipo de crítica. La diferencia radica en la forma como nosotros lanzamos el cuestionamiento. No se vale que alguien, llámese como se llame, demerite o menosprecie el trabajo de cualquier persona, por sencilla que pueda resultar su labor.

Anuncios

Acerca de naufig

Blogger y músico de tiempo completo, egolatra de profesión
Esta entrada fue publicada en Futbol y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La clave es la disciplina

  1. Wukong dijo:

    Completamente de acuerdo carnal, siempre vale la mas disciplina y el trabajo duro, la constancia es lo mas importante para destacar en cualquier cosa. Si no cumples esta simple norma, no tienes futuro mas alla de sobresalir en tu cuadra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s